Blogia
apuntes del natural

ricordi

las cinco del viernes de esta semana son curiosas, por lo que de memorístico tienen. veamos:

1) ¿Hasta qué edad creiste en los Reyes Magos (o Santa Claus)? ¿Quién te descubrió la triste realidad?

la triste realidad es que ni siquiera sé si alguna vez crei en ellos.

2) ¿Te dejaba el ratoncito Pérez algún regalo debajo de la almohada a cambio de los dientes que se te caían? ¿Cuál era el regalo?

sí, me dejaba algo. no recuerdo qué, era mi abuela la que se encargaba.

3) ¿En que juego infantil eras imbatible?

diré una chulería (real, pese a todo): siempre que he jugado a algo he ganado.

4) ¿Coleccionabas cromos? ¿Llegaste a terminar alguna colección?¿Cómo llamabas a los cromos que te faltaban y a los repetidos?

recuerdo especialmente una de dinosaurios de bollicao, ya dije que fui un niño con complejo de paleontólogo.
los repetidos "repes", lo más común del mundo. los que me faltaban no tenían nombre.

5) ¿Llevabas bata (baby, delantal...) en el colegio? ¿Cómo era?

tuve bata en la guardería. era blanca con rayas azules.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

La donna è mobile -

Yo siempre creí en los Reyes Magos, de hecho, todavía creo. Es fundamental para que traigan algo (y lo recomiendo encarecidamente). Sólo los inútiles se rinden a las evidencias.

Estoy completamente segura que no me han dejado nunca ni un puñetero caramelo debajo de la almohada. Tan segura estoy de ello, y tan traumática ha acabado siendo este vacío, que me cuelgo de los dientes de mis hijos -literal- para hacerles caer antes y desquitarme con billetes grandes.

Era imbatible a la goma. Pero ahora creo que ya no se juega a eso. El monopoly se me da de pena, pero me rio lo que no está en los escritos. Los que van ganando en este juego son repelentes.

Insisto, éramos pobres. No daba la cosa para cromos. Pero la miseria tuvo algo positivo, me ayudó -como a la zorra con sus uvas- a verlos "verdes".

Un baby rosa. Pero de lo que más me acuerdo era de unos pololos de infarto de miocardio que daban para la gimnasia rítmica. Blancos, cruzados, cortos y de tenista. Mi madre tenía que quitármelos con agua caliente.

Vesos, pibe.

parapo -

olvide decir que otros también ganaban :P

al final va a ser verdad que las grullas siempre vuelven, gru. te echabamos de menos por aquí ;)

Gru -

Podrías ser un tahur. ;P

ziamma -

Pues yo en quien creia era en mi hermana, me tuvo engañada mucho tiempo con que vio a Santa en el tejado.

Los hermanos mayores haciendo de las suyas con los pobres pequeños.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres