Blogia
apuntes del natural
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

diálogo

DIÁLOGO SOBRE UN DIÁLOGO

A. —Distraídos en razonar la inmortalidad, habíamos dejado que anocheciera sin encender la lámpara. No nos veíamos las caras. Con una indiferencia y una dulzura más convincentes que el fervor, la voz de Macedonio Fernández repetía que el alma es inmortal. Me aseguraba que la muerte del cuerpo es del todo insignificante y que morirse tiene que ser el hecho más nulo que puede sucederle a un hombre. Yo jugaba con la navaja de Macedonio; la abría y la cerraba. Un acordeón vecino despachaba infinitamente la Cumparsita, esa pamplina consternada que les gusta a muchas personas, porque les mintieron que es vieja... Yo le propuse a Macedonio que nos suicidáramos, para discutir sin estorbo.

Z (burlón). —Pero sospecho que al final no se resolvieron.

A (ya en plena mística). —Francamente no recuerdo si esa noche nos suicidamos.


de El hacedor, de jorge luis borges
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

María en prosa -

qué gran texto,sí señor. Yo recuerdo que un día me suicidé, lo que no termino de sacar en claro es mi resurrección, me parece que todos ustedes estén muertos :P

roberto -

sôlo leer...en ese libro de borges hay excelentes relatos, vale la pena leerlo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres